Fui diagnosticada con cáncer de páncreas en el año 2010, todo comenzó con dolores en la boca del estomago, pérdida de peso constantemente el cual recuperaba rápidamente, tenia temperaturas que duraban algunas horas. El 29 de mayo me operaron del pie izquierdo, realizando cirugía percutánea, aproximadamente a los 20 días de esa cirugía presente los siguientes síntomas: dolores aun mas fuertes en el estomago, vomito, temperatura e ictericia en piel y ojos. Acudimos a urgencias del IMSS pues tenía cita abierta por la operación del pie y lamentablemente no fui atendida por razones externas; el dolor era tan intenso que se tomo la decisión de acudir con un médico particular, después de practicar algunos estudios se detecto obstrucción de vías biliares e inflamación de la vesícula, y  se me practico una colecistectomia, dejando una sonda T. para seguir drenando la bilis ya que por mi antecedente familiar se reviso el páncreas, el cual presento alteraciones al tacto, Con eso se dieron cuenta que algo estaba mal y enviaron a hacerme más estudios donde se comprobó que tenía un tumor en el páncreas  el cual bloqueaba el paso de la bilis.

Mi esposo investigo de médicos oncólogos del seguro social, ahí fue donde el destino me llevo con el doctor Juan Guillermo Sánchez Curtidor. Le expusimos mi caso, le llevamos los estudios que me habían realizado, después de revisarlos me explico que tan grave era mi situación, me pregunto si yo sabía lo que tenía a lo cual yo le respondí que si ya que 2 años antes el doctor Sánchez atendió a mi mamá por el mismo cáncer, solo que ella ya tenía su tumor mas grande, abarcando zonas donde era imposible quitar; me confirmó que tenía un tumor que no se podía atacar con quimioterapias ni radiaciones solo con una cirugía larga, complicada y peligrosa. Tenía que practicarme la cirugía de whipple.

Tengo un hijo que en ese tiempo tenía 9 años, yo quería hacer hasta lo imposible por seguir adelante y decidí operarme aun con todas las consecuencias que esa cirugía implicara y el doctor Sánchez me ayudo a que fuera así, un doctor sumamente profesional y un erudito en su especialidad el cual me dio un trato excepcional.

El 7 de Septiembre del 2010 fue mi cirugía la cual fue todo un éxito gracias al esfuerzo y sabiduría del doctor Sánchez y al equipo que lo acompaño durante la cirugía, dure aproximadamente una semana y media en terapia intensiva, tras una complicación de hemorragia post-operatoria la cual fue controlada. Recuerdo que desde el momento que desperté no sufrí de ningún dolor, no sabía de la gravedad de la hemorragia pues podían volverme a meter a quirófano, pero no fue así, las decisiones tomadas fueron las correctas y reaccione favorablemente.

La prueba patológica arrojo que era cáncer de páncreas y por protocolo medico se continuo con 6 sesiones de quimioterapias y durante las primeras sesiones comencé con una notable disminución de peso y dolores muy fuertes en mi vientre y vomito, llegando a pesar 37 kilos. El doctor Sánchez decidió mandarme con el nutriólogo donde determino una secuela de insuficiencia pancreática la cual fue tratada con enzimas pancreáticas que hasta la fecha tomo.

Desde el día de mi operación hasta ahora he sido atendida por el doctor Sánchez que me  a practicado estudios constantes atacando cualquier situación que considere fuera de lo normal.

A 5 años de haberme detectado cáncer de páncreas  y ser intervenida por el doctor Sánchez en la cirugía de whipple estoy en perfecto estado de salud con un peso normal de 54 kilos y a lado de mi familia.

Agradezco enormemente al doctor Juan Guillermo Sánchez Curtidor toda su atención ya que sin él no hubiera podido salir adelante con esta enfermedad, siendo el toda una eminencia en el que confíe mi vida ciegamente, toda mi vida no me alcanzara para agradecerle todo lo que ha hecho por , de corazón gracias doctor Sánchez

También agradezco a dios por ponerlo en mi camino, por protegerme y darme fuerza.

A mi esposo Israel Sánchez por luchar a mi lado contra esta enfermedad en todo momento y seguir hasta ahora en esa lucha constante. 

A mi hijo Eduardo por su apoyo y por ser el motor que dio y sigue dando fuerza a mi lucha. A toda mi familia y amigos por tanto apoyo y recorrer a mi lado este duro camino.

Familia Sánchez Ruíz